5 Cosas que Roma le enseña al cine tico

0

Después de ver tres veces la película Roma y no aburrirme (Podría verla más veces) me sorprende cómo la sutileza y el detalle pueden lograr que la historia más sencilla se vuelva un peliculón.

Aclaro no soy un conocedor del sétimo arte y de hecho la primer vez que vi Roma fue en el celular, luego en la pantalla de mi sala y después de nuevo en mi celular,  nunca lo hice en una sala de cine, hasta hace poco no sabía qué era una secuencia continua o un Barrido.

Sin embargo Roma despertó en muchos la idea de ¿Cómo hicieron eso? ¿Cómo fue grabado? Y sobre todo nos mostró como la sutileza puede ser una obra maestra.

En nuestro terruño no tenemos producciones de tal envergadura, tampoco dudo que exista el talento para hacerlo, por otro lado Roma nos da una cachetada de guante blanco y nos grita  qué no es necesario explotar un edificio para lograr mover las emociones del público.

Cualquier historia bien contada puede ser la mejor historia

Todos los que tenemos el placer y el ratito de ver Roma (duración de 2:15)  estuvimos durante toda la historia atentos, no aburrió en ningún momento, logró dar alegrías y angustias. El cine nacional ha tenido que buscar historias completas de trajines y afanes para lograr la asistencia a la sala de cine.

No se requieren los efectos especiales de Hollywood para que se emocionante

En Hollywood los animadores y creadores de efectos especiales se gastan semanas y millones en efectos especiales, animaciones, montajes digitales y pagos de extras, sin embargo Roma nos enseña que los buenos enfoques, la fotografía cuidada aplicada sobre una historia bien contada pueden llevar la emoción al límite.

¿locaciones espectaculares? Con buena fotografía cualquiera lo es

Alfonsos Cuarón dirigió por primera vez la fotografía de una de sus películas y lo hizo de manera impecable. Una casa de clase media Alta en la Colonia Roma, varias escenas en el centro de México y en pueblos rurales del DF lograron que esta obra de arte fuera una ventana maravillosa al México de los 70.

No es necesario poner en pantalla las caras de siempre

Ya hemos visto en varias entregas de cine criollo aparecer a la chica de la revista matutina que vemos siempre en la TV, a la presentadora de X programa o al animador del show de fin de año, a veces eso puede cansar a la gente y hasta frena la disposición de comprar un boleto y asistir al cine. Roma bien puedo mostrar a primeras actrices como Carmen Salinas, Silvia Pinal o cantantes de talla internacional, sin embargo no fue así, la historia fue cuidada de chabacanerías logrando rostros nuevos para nosotros en una historia donde nos consumimos por completo.

El contenido político y Social puede lograr grandes audiencias

En nuestro terruño tenemos hace algunos años, una extraña conexión entre los cómicos de la tv y el cine, las producciones no van más allá y en el país donde lo políticamente aceptable es lo normal salirse del tiesto puede ser problema.

Todos tenemos el conocimiento, hacer Cine es muy caro, no hay muchos interesados en invertir en ese ámbito en el país y Costa Rica es un país muuuy caro, sin embargo Roma nos demuestra como la sutileza, el buen gusto y el alma en una producción hacen que la historia sencilla, bien plasmada y bien contada se vuelva una obra maestra nominada a la mejor película del año en los Oscar.   

Roma es hoy la película estandarte del cine Latinoamericano, y una producción de la que todos tenemos algo que aprender