La niñez en Costa Rica no se muere de hambre por no tener educación ¡ve vos, no sabíamos!

0

El 22 de enero Dona María Luisa Ávila publica en Facebook, acerca del ignorante y estúpido comentario del presidente de la ANDE Gilberto Cascante, que hay una relación intrínseca entre educación, salud y mortalidad, comentario que puede sonar obvio, pero pareciera que Don Gilberto tiene una lógica diferente ¡que pecaito!

El señor Gilberto Cascante, según noticia publicada por Teletica el 22 de enero, 2019, dijo a los diputados que ningún niño se va a morir de hambre por no recibir educación. Este comentario causó cierto malestar. Lo anterior, porque en la Asamblea Legislativa está un proyecto de ley que pretende incluir varios servicios públicos que actualmente no son considerados fundamentales (como la educación, por ejemplo), en servicios que sí lo son. La inconformidad de los sindicalistas es que si la educación se incluye como servicio vital ya no podrían realizarse huelgas masivas (como la anterior huelga nacional que duró más de 3 meses aproximadamente) que coarten los servicios educativos.

El señor Gilberto, reconoció la importancia y derecho de la educación, pero alegó que un niño no se va a morir por eso, la OIT no considera la educación como servicio esencial porque no dañan la vida humana. Por otra parte, ANEP alega que la educación no debe ser servicio esencial. Claramente, aquí esta en juego el derecho a huelga y el derecho a la educación de los infantes. Si ensalzamos el derecho a huelga que es constitucional y necesario, por otro lado, se perjudica el derecho que tienen los niños y las niñas a la educación ya que se les paraliza las clases. Cierto, la huelga no perjudica únicamente el sector educativo, hubo pérdidas en otros sectores indudablemente.

El señor Gilberto tienen toda la razón, la niñez costarricense ni mundial se va a morir por falta de educación, si así fuera muchas personas que crecieron analfabetas estarían muertas. La educación tiene estrecha relación con la calidad de vida, por eso es un derecho fundamental y debería ser obligatoria y gratuita. Aquí el dilema es procurar que no se coarten los derechos tanto a huelga pacífica (sin ocasionar daños) como a la educación.