Cómo y Porqué Aplicar La Mascarilla Facial.

0

Pues sí esta semana toca hablar de la mascarilla un paso muy importante en una rutina facial completa. Después de exfoliarse la piel lo ideal sería aplicarse una mascarilla, ya tenemos la piel preparada, hemos retirado las células muertas y la piel libre de impurezas. La piel está lista para recibir la hidratación, los nutrientes y todos los beneficios que nos aportan las mascarillas.

 

Los beneficios de aplicarse una mascarilla.

Existen diferentes tipos de mascarillas en el mercado. Lo más importante es saber qué tipo de piel tienes y qué quieres conseguir con la mascarilla. ¿Quieres hidratar tu piel o quieres eliminar el exceso de grasa? ¿Quieres combatir el envejecimiento? Una vez tengas esto claro ya sabes qué tipo de mascarilla necesitas.

Apliques el tipo de mascarilla que apliques tu piel ya está preparada para ello y se beneficiará de todos los nutrientes aplicados.

Conseguiremos una piel más joven, luminosa, sin exceso de grasa, tersa e hidratada, dependiendo del tipo de mascarilla que hayas aplicado.

 

¿Cada cuánto hay que aplicarse una mascarilla?

La frecuencia de aplicar una mascarilla depende mucho del tipo de piel que tengas y del tipo de mascarilla que quieras aplicar. Por norma general sería una o dos veces a la semana. O una vez a la semana una mascarilla para absorber el exceso de grasa y otra día de la misma semana un a mascarilla de hidratación o anti-edad. Esto ya depende del tipo de piel que tengas.

 

Frecuencia con la que aplicar una mascarilla:

  • Piel seca; sensible y fina:se debería aplicar dos veces por semana. Incluso una vez a la semana dejar actuar la mascarilla durante toda la noche.
  • Piel grasa (con acné):se debería aplicar una mascarilla a la semana de arcilla que le absorba el exceso de grasa y otro día de la misma semana una mascarilla de hidratación que le aporte agua y no grasa. *más adelante haré una entrada tratando el acné!! Ya que se merece un trato especial.
Los diferentes productos que existen en el mercado:
  • Mascarillas de arcillas: estas mascarillas absorben el exceso de grasa. Si vas a utilizar este tipo de mascarilla no esperes a que la mascarilla se seque del todo, retírala cuando la arcilla esté ligeramente húmeda.
  • Mascarilla de hidratación: estas mascarillas aportan un chute de hidratación a tu piel. Las dejas actuar durante 20 minutos y luego retiras el exceso con un tissue o la puedes dejar actuar durante toda la noche.
  • Mascarillas de celulosa o de hidrogel:este tipo de mascarillas originarias de corea han supuesto una gran revolución. Estas mascarillas las aplicas en el rostro las dejas actuar 20 minutos y luego no hace falta retirarlas.
Cómo aplicarse la mascarilla:
  • Aplica la mascarilla con un pincel de manera lisa y uniforme sobre el rostro, cuello y escote, siempre evitando el contorno de los ojos. En el caso de que no tengas un pincel asegúrate de que tus manos estén limpias.
  • Después de que hayan pasado los 20 minutos, esto depende del tipo de mascarilla, usa agua fresquita para retirar cualquier resto que haya podido quedar, siempre con mucho cuidado, puedes ayudarte de una muselina.
  • Después siempre aplica un tónico o bruma, de esta manera fijarás los beneficios de la mascarilla.
  • Es recomendable aplicarse la mascarilla por las noches y mucho más después de exfoliarse la piel. Pero si tienes una comida o una cena en la que quieres lucir un rostro impecable aplica tu mascarilla antes de maquillarte conseguirás un extra de luz e hidratación que harán que tu maquillaje se vea impecable y tu piel aún más.