9 cosas que debes saber para disfrutar del sexo

0

El sexo es parte de la intimidad, recuerdan los tres pilares para una relación (independiente de si es mono o poli amorosa) la intimidad se divide en intelectual, emocional y la que hoy trataré la sexual, es que la intimidad sexual implica conocernos a nosotros y conocer al otro, nos mueve a jugar con nuestros cuerpos, a dar y darnos placer por eso te quiero contar un par de cosillas que os ayudará en este pilar de las relaciones felices:

Número 1: el sexo es más que solo el acto coital

Sí así como lo lees, el sexo o coger como le decimos popularmente es más que solo el coito, pues incluye los besos, las caricias, la jugarretas, el tocar, el chupar y el saborear (oh si baby),  pensar que eso que te digo es una acto preliminar y aparte es un error, ya que caemos en el mito del coitocentrismo el cual es la idea de que la relación sexual solo se basa en la penetración o como dicen por ahí es tener la idea de a lo que vinimos sin todos esos besos, chupetes, caricias etc.

Número 2: el clítoris es el único órgano sexual femenino dedicado al placer.

Pensar que en la mujer sólo el clítoris le brinda placer es falso, pues existe el orgasmo vaginal, si tienes con tu novia sexo anal puede sentir placer (para ello requieres algunos consejillos, luego los veremos) pero fundamentalmente en el sexo vaginal depende de la distancia del clítoris y de la apertura de vagina en gran medida, si el clítoris está más cerca de la apertura de la vagina es más fácil llegar al orgasmo durante la penetración, por cierto este también tiene una erección como él pene, pero este amiguito requiere estimulación para tener orgasmo más profundos y placenteros.

Número 3: el punto g en la mujer.

En la mujer el punto g está en el inicio de vagina por el hueso pélvico, si introduces los dedos en vagina notaras el hueso pélvico, recorres el hueso pélvico hacia el abdomen y notaras una zona rugosa esa es la zona G.

Número 4: El punto p en el hombre.

En el hombre la cosa cambia, es llamado como punto P, y puede causar que grites de placer, claro no todos están dispuestos a estimularlo, para ello lo ideal es masajear la parte de piel que hay entre su ano y sus testículos (el perineo). Es una zona muy sensible y explosiva para los chicos, es perfecta para prepararlo, después mueve lentamente un dedo alrededor de su ano, toma un poco de lubricante e introdúcelo, ¡con cuidado!, ahora bien trata de hacerlo unos 7 centímetros hasta que sientas una pequeña “nuez”, ese es el lugar  idóneo, ya ahí mueve tu dedo como diciendo ven acá, eso lo volverá loco.

Número 5: La eyaculación femenina sí existe.

La mujer si eyacula, claro no como en las pelis XXX pero si lo hace por eso es que ellas normalmente no lo perciben y nosotros tampoco, pero sí existe    y sucede porque hay un desajuste de la vasopresina que es la que regula la orina, y cuando hay mucho placer se desajusta y sale agua de la vejiga mezclada con el PSA.

Número 6: Si, el semen tiene sabores.

Esto se debe a que la dieta de la persona tiene una gran injerencia en el sabor y hasta el color de su semen, así por ejemplo alguien que consuma muchas frutas tendrá un sabor más dulce del semen que alguien que  consume grasas. Debemos saber que cualquier cosa que ingieras, ya sea alimentos, bebidas o medicinas, influye en el sabor de tu semen o de tus fluidos vaginales.

Número 7: Retroeyaculación.

Esto es llegar a tener un orgasmo sin tener que  eyacular, y es que aunque suena raro  es algo que algunos hombres hacen pues eso les abre las ventanas del placer durante mucho rato, verán esto se logra al entrenar el musculo pubocoxígeo  que abraza la próstata y al entrenarlo nos ayuda a tener y dar más placer.

Número 8: las partes más sensibles.

Las partes más sensibles y que excitan más a un hombre está en el glande, justo debajo del huequito de la orina, así que cuando masturbes o chupes un pene sabes por dónde debes irte para dar el máximo placer. En la mujer es un caso muy especial puesto que el clítoris abraza toda la vagina y contiene cerca de  8000 terminaciones nerviosas, por lo que no hay una región determinada para la estimulación ni una fórmula establecida para estimular a una mujer solo basta tocar, chupar y estimular la zona rugosa de la que antes les hable.

Número 9: parafilias son algo común.

Aunque suelen verse como enfermizas, cerca del 75% de la población posee parafilias o deseos de practicar alguna (habló del  caso de las legales donde existe consentimiento y no se daña a nadie),  son práctica común, esto lejos de cerrarnos o separarnos en una relación de pareja puede llegar a darle ese picante necesario para nuestra intimidad.

Aunque algunas cosas suenan raras pueden ser muy buenas en la vida de pareja y no debemos inhibirnos de practicarlas o intentarlo, conocer nuestro cuerpo así como el de nuestra o nuestras parejas es algo que puede ayudarnos a avivar la relación y darle un giro a esa intimidad sexual que con el tiempo puede llegarse a perder.